domingo, 21 de marzo de 2010

¿Cómo colgar un cuadro?


Sin duda, los cuadros son un elemento decorativo que aportan a nuestro hogar un toque personal. Y esto se consigue gracias al tipo de cuadro, el lugar y el modo de colocarlo.
Para colgar un cuadro hemos de tener en cuenta el peso, el tamaño y las características de la pared. Ésta nos limitará el tipo de clavo que utilizaremos para colgar nuestro cuadro.
De este modo, los clavos y cuelgafácil son idóneos para las paredes de yeso y cuadros de pequeño tamaño y peso. Las escarpias lo serán para cuadros de gran tamaño y para paredes de mármol, azulejo, piedra o ladrillo.
Las herramientas y materiales que necesitamos para colgar un cuadro de tamaño pequeño o medio son:
1- Cuadro.
2- Clavo o cuelgafácil.
4- Martillo de oreja (O tacón Destroy, como ya comenté en el post de Marzo).
5- Metro.
6- Lápiz.
7- Nivel.
Para colgar un cuadro de tamaño pequeño:
1- Mide la parte trasera del cuadro y en el centro exacto enrosca la hembrilla.
2- Marca en la pared el lugar exacto donde colocarás el clavo, preferiblemente una pequeña cruz. Para ello, utiliza un metro y un lápiz.
3- Sitúa el cuelgafácil en el centro de la cruz y, manteniéndolo perpendicular a la pared, clávalo con la ayuda del martillo.
4- Coloca el cuadro de forma recta. Si tienes problemas de perspectiva utiliza un nivel de burbuja.
Para colgar un cuadro de mayor peso y tamaño necesitaremos los anteriores elementos, a excepción de los clavos y cuelgafáciles que serán reemplazados por tacos y escarpias.
La manera de proceder será:
1- Distribuye el peso del cuadro colocando dos hembrillas cerradas, una en cada extremo del cuadro. Es importante que queden simétricas.
2- Ata una cuerda o un alambre de hembrilla a hembrilla y así sólo necesitarás una escarpia para colgar el cuadro de la pared.
3- Marca en la pared el lugar exacto donde colocarás el taco, preferiblemente una pequeña cruz. Para ello, utiliza un metro y un lápiz.
4- Utiliza un taladro con una broca especial para el tipo de pared en la que quieres colgar el cuadro. Normalmente, se suele utilizar la Widia que tiene distintas características dependiendo de si la pared es de obra, piedra, yeso o mármol. El tamaño de la broca dependerá del tamaño del taco que vamos a utilizar. Coloca el taladro de manera que quede perpendicular a la pared y ejerce un poco de presión.
5- Una vez hecho el agujero, introduce en él un taco. Puedes ayudarte con el martillo.
6- Dentro del taco introduce a rosca una escarpia.
7- Cuelga el cuadro de la escarpia. Para que quede lo más recto posible utiliza un nivel de burbuja.
En el caso de que preveas que el cuadro, por su peso y tamaño, no aguantará con una sola escarpia, utiliza dos de manera que queden totalmente simétricas a las hembrillas del cuadro. Para ello, presenta el cuadro en la pared y ejerce presión en ella para marcar el lugar exacto en el que irán las escarpias Sírvete de un nivel para que quede lo más recto posible.
Recomendaciones:
- Salvo que quieras crear otro tipo de efecto, los cuadros deben estar colgados a la altura de los ojos.
- Si vas a llenar una pared entera de pequeños cuadros utiliza cuelgafáciles, son más cómodos de colocar y fáciles de quitar.
- Utiliza una martillo de oreja. Están diseñados para ayudar a sacar los clavos.
- No intentes clavar dos veces un clavo en el mismo lugar. La pared podría descascarillarse.
- Sujeta el martillo lo más alejado de la parte metálica. Esto te dará juego en la muñeca y tendrás un mayor control sobre el martillo
- Y por último, ¡cuidado con los dedos!
Si no tienes cuadros que colgar te propongo una solución, hazte un cuadro al estilo Phoebe y así podrás seguir estos pasos y consejos. ¿No sabes de qué cuadro te hablo?

video

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...